Para que las personas se sientan ciudadanas, parte de su país, tienen que ser capaces de confiar en sí mismas y en sus instituciones. Por ello, debemos ser conscientes que la ciudadanía la ejercemos día a día con cada pequeño acto que realizamos en todos los espacios, con todas las personas, a través de todas las experiencias de vida en sociedad: hogar, escuela, barrio, empresas, instituciones, etc. Ejerciendo nuestros derechos y trabajando juntos, de manera comprometida, lograremos construir una sociedad justa y equitativa que convive en armonía y respeta la diversidad.

Personas que aplican una comunicación efectiva para comprender el mundo desde una cultura del diálogo respetuoso y el manejo de sus emociones; poniendo en juego su capacidad para pensar reflexivamente y asumir una postura crítica. Hablar y escuchar, leer y escribir garantizando mensajes que se transmitan a través de distintos lenguajes (oral, escrito, gestual, artístico, musical, corporal, entre otros) y que permitan interactuar con empatía y crear conocimiento desde nuestra diferencias y diversidad.

Personas que mantienen una vida activa y saludable, que conectan la mente con el cuerpo y viven en equilibrio y armonía consigo mismos, con otras personas y con su entorno. Esto implica acceder a una dieta balanceada y aprender a prevenir o superar la anemia; así mismo, lograr el equilibrio entre la recreación, el descanso y la actividad intelectual. Buscamos formar personas que apuesten por desarrollar su espiritualidad, practicar deporte y realizar actividad física diaria, expresarse mediante el arte y fomentar la cultura para una sana convivencia.

Personas que actúan como protagonistas del cambio y se conectan con su entorno para mejorarlo, son capaces de resolver problemas poniendo en juego sus conocimientos, habilidades y actitudes. Creen que pueden hacerlo y lo hacen. Aprenden a actuar con resiliencia y aprovechan positivamente los recursos con que cuentan, su contexto, su familia y/o la comunidad, como impulsos para mejorar y alcanzar sus metas. Crean. Colaboran.

Personas que conviven inmersos en una cultura digital y la aprovechan para interpretar, modificar y optimizar entornos de aprendizaje a lo largo de toda la vida. Así mismo, desarrollan procesos de búsqueda, selección y evaluación de la información de manera ética, sistemática y pertinente para mejorar las condiciones de vida de los ciudadanos del mundo.